Login to get started!
Username
Password
Forgot password?
Remember me
Not a member yet?  Sign up now!
Sign Up or log in
Username (3 to 12 characters, numbers & letters only)
Email
Privacy Policy
Login   |   Sign up

 
            Maoz Israel Report          Desde 1976          Fundado por Ari y Shira Sorko-Ram

En este número:
Periodista israelí se infiltra en congregación Tiferet Yeshua | ¡Lo que Tehiya no dijo acerca de nosotros! | ¡Unidos permanecemos… y crecemos más!  | Nueva Presencia en los medios de la comunidad Judia Mesiánica de Israel

                                 
Periodista Israelí se Infiltra en Congregación Tiferet Yeshua

 

Septiembre 2008
Elul - Tishrei 5768

El encabezado dice: “Secta bautizadora”. La fotografía oscurecida tiene el propósito de mostrarnos como entes raros que gustamos de lo secreto. 


 

Shira Sorko-Ram

El pasado mes de mayo, una periodista israelí recibió un volante en Tel Aviv acerca de Yeshua, el Mesías de Israel. La organización “Judíos para Jesús” llevó a cabo una campaña inmensa con muchos voluntarios israelíes y extranjeros esparcidos por todo el país para darle a los israelíes la oportunidad de hacer preguntas acerca de la fe en Yeshua.

No obstante, los editores de Yediot Aharonot, el periódico de mayor circulación en Israel, luchando por conservar a sus lectores, siempre están buscando historias extrañas, repulsivas y atemorizantes.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Yediot ha conservado el liderato al haberse transformado en todo un tabloide; su meta número uno es vender periódicos a cualquier costo.

Con eso en mente, su periodista Tehiya Barak se propuso la meta de infiltrarse en una congregación judía mesiánica en Tel Aviv, y escogió nuestra congregación, Tiferet Yeshua.

Llegó cuando Ari y yo estábamos en Alemania, y comenzó a hacer amistad entre los jóvenes de la congregación. Asistió varias veces hasta hace algunos días, cuando Ari recibió una llamada bastante desagradable de uno de los editores del Yediot. Comenzó acusándonos de “convertir al cristianismo” a menores de edad sin el permiso de sus padres; lo cual es ilegal en Israel.

Tres días después, el 08/08/08, en su revista de los fines de semana, la cual tiene una cobertura sumamente amplia, apareció un artículo torcido de nueve páginas completas (24 cuartillas). El artículo estaba diseñado para asustar al público: probar que los judíos mesiánicos son unos inadaptados sociales peligrosos, místicos e infractores de la ley.

(Hace trece años este mismo periódico publicó un artículo todavía peor acerca de una convención de jóvenes que tuvimos en un kibbutz al norte de Israel. Declaraba que estábamos raptando niños sin el conocimiento de sus padres y que estábamos tratando de convencerlos de abandonar su herencia judía y convertirlos al cristianismo; una acusación que nos podría haber traído una sentencia de cárcel. Varias veces le mostramos a la policía los talones de permiso que cada padre había firmado para permitir que su hijo o hija asistieran a la convención, y la policía cerró el caso. Demandamos al periódico y después de tres años llegaron a un arreglo fuera de la corte por medio de escribir una carta de disculpa diciendo que lo que habían publicado sobre nosotros no era del todo cierto).

Este periódico utiliza la misma retórica llena de odio que Hamas utiliza contra el pueblo judío, y que los antisemitas utilizan contra los judíos. Caricaturiza a los creyentes de manera que nos hace parecer completamente malos, sin esperanza de cambio ni valor alguno.

Así que mientras este verano Ari y yo comenzamos nuestro viaje de negocios de Maoz de una semana, y nuestras vacaciones de dos semanas en Alemania, la periodista asistió a su primer servicio en Tiferet Yeshua. Y continuó con sus visitas hasta la primera semana de agosto.

La portada del tabloide muestra a un líder de nuestra congregación orando por una jovencita. Blasonado a lo largo de la oscurecida y espeluznante imagen verdosa (que fue tomada a plena luz del día) se encuentra el título “La secta bautizadora”. No podemos reimprimir las nueve páginas completas, pero aquí les presentamos fragmentos del artículo que fue intitulado “El código mesiánico” (como el Código de la Biblia).

Periodista (centro) haciéndose pasar como creyente judía mesiánica. Trajo a una “amiga” quien le tomó esta fotografía para su periódico.

25 de mayo: Penetrando la secta mesiánica
Mi nombre es Tehiya Barak [tehiya significa “resurrección”], soy periodista, tengo 28 años y soy judía. Durante los últimos dos meses y medio llevé ropa distinta. Un volante, de los miles que se estaban distribuyendo en las calles de Israel en el marco de una campaña a cargo de “Judíos para Jesús” me envió a mi misión periodística de largo plazo: infiltrarme en una congregación judía mesiánica como una hermana más entre el minyan [grupo].

A causa de su mentalidad y propósito de escribir un artículo escandaloso, ella vio y describió todo como místico, anormal y ocultista. Escribió acerca de nuestra fe como un surtido de rituales ridículos y escribe el nombre de Yeshua como “Yeshu”, que es la manera en que los no creyentes pronuncian el nombre del Mesías en hebreo. (El nombre de Yeshua significa “Salvación”; Yeshu significa “sea su nombre obliterado”, aunque cuando los israelíes utilizan esta pronunciación no suelen conocer el significado de este acrónimo inventado por las autoridades rabínicas hace siglos porque no querían que le llamaran “Salvación”).

Tehiya continúa: Durante varias largas semanas fui sumergida en un universo paralelo. Me convertí en un mimbro ferviente de una secta antigua que combina una mezcla de credos, símbolos y mensajes de varias religiones. Mezclan a nuestro padre Abraham con Yeshu, el Antiguo Testamento con el Nuevo Testamento, el manto de oración con el bautismo, las fiestas israelíes con el pan santo [la cena del Señor; editor], e incluyen a un amenazante Satanás que anda alrededor acechando en cada esquina y que aparece con forma de hombre, agua mala o inclinación al mal.

Una buena parte del artículo de Tehiya se enfoca en lo que ella llama trabajo “misionero”, una de las palabras más odiadas del idioma hebreo. En la mente de un israelí típico, un misionero es alguien que vive para destruir a la nación judía. ¿Cómo? Por medio de convertir a los judíos en no judíos, y, por lo tanto, disminuyendo la cantidad de judíos en el mundo. Para la mayoría de los judíos, sigue estando más allá de su imaginación como un judío puede permanecer siendo judío y creer en Yeshua el Mesías al mismo tiempo. En su manera de pensar, solamente los cristianos pueden ser seguidores de Yeshua, y no los judíos. Así que su constante referencia a las actividades misioneras son palabras clave que producen gran preocupación entre el público israelí.

Izquierda arriba: Ari y el líder de jóvenes, Motti, con un nuevo creyente en el momento en que es sumergido en el mar mediterráneo. Izquierda abajo: Ari hablando con Tehiya después de la inmersión. En ese momento estaba haciéndose pasar por una nueva creyente. Derecha: Yacov Damkani lleva a sus voluntarios cristianos a cantarle a los soldados en los campamentos del ejército.camps.

También, cuando los periodistas hablan acerca de la obra misionera, casi siempre declaran que las personas que los “misioneros” pueden alcanzar son los oprimidos e indigentes, y que suelen ser presas fáciles para los misioneros. Por otro lado, los creyentes mesiánicos responden que solamente Dios puede cambiar el corazón de una persona y convertirla en una nueva criatura. La gente puede aparentar un tiempo, pensando quizá que va a recibir algún tipo de ayuda material. Pero cuando eso no sucede, el buscador falso pronto se va por su camino.

Además, los judíos mesiánicos de Israel enfatizan una y otra vez que Yeshua les ha dado el poder y la dirección para ser judíos en todo el sentido de la palabra, viviendo vidas dedicadas al Dios de Israel que creó al pueblo judío para sus propios propósitos. Yeshua hace que sea posible cumplir con ese propósito. No obstante, las descripciones de Tehiya tienen el objetivo de traer temor al corazón de muchos. Ella continúa:

Mis Sabbaths los pasé en largas oraciones extáticas y el resto de la semana lo dediqué a actividades misioneras agresivas y eventos sociales internos de la congregación. Me gané su confianza y ellos, lentamente, pero con firmeza, me adoptaron en su mundo.

Poco a poco fui expuesta al mundo espiritual mesiánico, en cuyo centro se encuentra una congregación cerrada [¿cerrada? ¡esa es una observación interesante!, editor] y al mismo tiempo acogedora, en momentos fascinante, que forma un hogar cálido y cobijante para no pocas personas que enfrentaron dificultades para encontrar su lugar en la sociedad israelí, y que un momento antes de ser aplastados en su márgenes, encontraron refugio en el seno de Yeshu: jóvenes desalentados que habían caído en las garras del crimen, judíos ultraortodoxos que dejaron sus caminos y sufrieron la alineación de parte de sus familias, soldados solitarios, inmigrantes y trabajadores extranjeros.

Tehiya relata que uno de los miembros de “Judíos para Jesús” me conectó con una congregación llamada “Tiferet Yeshua” al sur de Tel Aviv que pertenece al “cuerpo del Mesías”. Las sectas mesiánicas han estado activas en Israel desde el siglo pasado e incluyen a miles. Aunque los mesiánicos se consideran judíos, los expertos los definen como un secta del mundo cristiano. Ellos, por su lado, mantienen conexiones cercanas con congregaciones cristianas alrededor del mundo.

Dice Tehiya que los de “Judíos para Jesús” le dijeron: “Esta es una congregación grande, con muchos jóvenes y mucho del Espíritu Santo. Estoy convencido de que estará feliz allí”. Y así, en unos instantes, mi travesía comienza, en la cual, cerca de su fin, estoy condenada a encontrarme confundida y dividida; una Judas Iscariote, eso es lo que soy.

Tehiya describe sus primeras impresiones del servicio del Sabbath en la congregación Tiferet Yeshua:

31 de mayo: Deshacerme en éxtasis religioso
“Bienvenido, Yeshua, te invitamos a venir”. Entro al salón de oración mientras esta canción es entonada con una voz poderosa. En el escenario hay un tecladista, un guitarrista, tres cantantes, un trompetista y un baterista. Los mesiánicos están de pie; algunos de ellos danzan. Todos cantan al unísono, en éxtasis religioso, con fe ardiente. Extienden sus manos al cielo. La letra es proyectada en una pantalla grande; no obstante, nadie necesita seguirla.

Todo esto sucede en las afueras de la zona industrial del sur de Tel Aviv. La entrada se encuentra entre dos edificios descascarados. En la planta baja hay un pequeño kiosco y adyacente a ello hay una estación de servicio. En la zona, como me dijo uno de los hermanos, también hay un casino y otros negocios cuestionables.

Izquierda arriba: Tehiya repartiendo volantes mientras se estaba haciendo pasar por creyente. Izquierda abajo: Congregantes orando juntos. Derecha: Yacov Damkani con soldados.

No obstante, la escalera brilla de limpio. Cada sábado, algunos jóvenes de la congregación llegan temprano por la mañana para barrer la suciedad: cigarros, jeringas, botellas de licor. Guante un tiempo, cuando los paseantes y los miembros de una organización ultraortodoxa acosaban a los mesiánicos, había un guardia de seguridad a la entrada. En la actualidad, con el fin de ser discretos, ni siquiera tienen letrero.

Cuando uno entra, la suciedad desaparece de la vista. Desde el brillante piso de mármol hasta el techo, todo da muestras de prestigio. La congregación renta el segundo y el tercer pisos del edificio.

Yo… no sé hacia dónde mirar primero. Si a la creyente anciana que está danzando con gran fervor, al cantante que rompe en llanto en medio de la canción frente a todos para llorar amargamente o al joven de cabello largo con los ojos cerrados que canta presa de una intoxicación sensual. “Quiero estar a tus pies, Yeshua”, implora el cantante. “Déjanos sentirte”.

El pastor espiritual de la congregación, Ari Sorko-Ram, un veterano inmigrante de los EE. UU., al momento se encuentra en el extranjero. En su ausencia, Motti, su hijo ‘espiritual’, toma la palabra. Está vestido de jeans y tenis, sobre su mejilla trae un micrófono. “Yeshua, abre nuestros ojos para que podamos verte, y nuestros oídos para poder escucharte. Permítenos sentirte, aquí, ahora, en este lugar”, clama con los ojos cerrados.

Tehiya añade: A lo largo de mi misión, conocí a varios soldados mesiánicos, algunos de los cuales llegan a la congregación portando su uniforme.

Tehiya relata como avanzó en su engaño, al hablar con el evangelista Yacov Damkani en nuestra sala de convivencia después de la reunión de Sabbath.

Durante varias semanas había estado asistiendo a la congregación mesiánica como una creyente más. Participé en el control de los secretos de la oración, estuve presente en los eventos sociales, me relacioné con la mayoría de los hermanos. “Ser salva, ser evangelizada, Dios ha puesto un mensaje en mi corazón”, se volvieron parte de mi vocabulario. Demostré mi consagración y me gané la confianza de los miembros. Ahora quiero formar parte de las encomiendas misioneras reservadas para los fieles.

[…] Al terminar la oración del Sabbath, me senté frente a él [Yacov Damkani] en un sofá en la congregación de los judíos mesiánicos llamada “Tiferet Yeshua” en Tel Aviv, pidiendo con voz temblorosa ser incluida en la misión más importante y espiritual a los ojos de los creyentes de la secta: la evangelización de Yeshu en todo Israel […]

Damkani titubea. Me mira fijamente, de manera penetrante y luego procede con una serie de preguntas.

Tehiya le cuenta su historia inventada a Damkani. Y añade: “No todos los días una joven israelí solicita unirse al campo misionero, lo cual es considerado horrendo a los ojos de la mayoría de los residentes del Estado de Israel”. Me es difícil respirar bajo su mirada: ¿qué sucedería si mi engaño se viniera abajo?

Arriba: Un joven, quien fuera drogadicto él mismo, abrió una casa en el centro de Tel Aviv para prostitutas drogadictas. Las fotografías en el piso corresponden a prostitutas y son el foco de la oración. Abajo: Creyentes hablando con los soldados..

Uno no puede separar la compasión de la congregación de su objetivo: difundir la fe, bajo cualquier condición, entre tanta gente como sea posible. Los representantes mesiánicos alcanzan rincones olvidados, muchas veces invisibles, a los cuales la sociedad israelí no se molesta en dirigir su mirada: distribuyen alimentos a los pobres, a las víctimas del terrorismo y a los sobrevivientes del holocausto que no saben qué van a comer mañana y les hablan acerca de Yeshu; envuelven en amor y canciones santas a prostitutas drogadictas en un albergue para los menesterosos el cual fundaron en el corazón de Tel Aviv; reducen la soledad de los soldados en los campos de entrenamiento con la ayuda de canciones, dulces, material de lectura y voluntarios extranjeros. La posibilidad de añadir nuevas personas a la fe incrementa sorprendentemente después de mostrarles amabilidad.

Tehiya habla acerca del estilo de vida de los creyentes jóvenes:

En caso de que uno sea miembro de la secta mesiánica, la rutina diaria se encuentra saturada de actividades. Largos tiempos de oración, reuniones que se extienden hasta altas horas de la noche, canciones comunales de “alabanza”, días de campo, jugar a la pelota en la playa.

La reunión se lleva a cabo en el tercer piso del edificio, en un salón que le pertenece a los jóvenes de la congregación. En el muro rojo se ven grandes letras que los jóvenes escribieron: “Gracias, Señor Yeshua”.

Los mesiánicos están de pie; algunos de ellos están danzando. Todos cantan al unísono, en éxtasis religioso. Extienden sus manos al cielo. De pronto el cantante explota en lágrimas y clama: “¡Quiero estar a tus pies, Yeshua!”.

Tehiya entonces habla acerca de la persecución que sufren los creyentes en Israel. Ella, por supuesto, ignora el hecho de que artículos como el suyo pueden provocar que los judíos ortodoxos fanáticos dirijan ataques violentos contra los creyentes. Gracias a Dios, hay un creciente número de creyentes temerarios: soldados, jóvenes, ancianos, abogados, doctores, científicos y sencillos hermosos ciudadanos de Israel que están listos a enfrentar la persecución que viene a causa de servir al que se entregó por completo a nosotros. Este es su resumen de algunos de los incidentes de persecución que han sucedido últimamente:

Esta época no es fácil para los judíos mesiánicos. Desde tiempos inmemorables los creyentes han sufrido acoso, no obstante, durante el año pasado, tienen un sentir cada vez mayor de que el círculo satánico se está cerrando sobre ellos y volviéndose más fuerte. Durante el pasado mes de marzo, una explosión causó una grave lesión al hijo de una familia mesiánica en Ariel; dos meses después, en una gran fogata, registrada en fotografías que impactó a muchos, se quemaron Nuevos Testamentos que habían sido repartidos por los judíos mesiánicos en Or Yehuda [la luz de Judá]; mientras que el llamado a cancelar el Concurso Bíblico anual tradicional [el Día de la Independencia de Israel] fue a causa de la participación de una joven mesiánica.

Arriba: Otra reunión de oración en Tiferet Yeshua.

A causa de sus ideas preconcebidas de estar tratando con una secta, Tehiya elaboró una imagen falsa de los creyentes mesiánicos en general, y de nuestra congregación en particular. Somos retratados a lo largo del artículo como sectarios intrigosos, sigilosos y manipuladores. A menudo, esa es la manera en que los perseguidores retratan a los creyentes en todo el mundo. No somos la excepción.

Y al final del artículo, el editor que le telefoneó a Ari un par de días antes de la publicación, citó tres enunciados de su conversación telefónica —en el orden que se le ocurrió— para hacer que el artículo fuera “imparcial y equilibrado”. Esta es la cita: :

Los judíos mesiánicos: Somos judíos y nuestras actividades son legales. Ari Sorko-Ram, el líder espiritual: “Somos judíos que creemos en el judaísmo bíblico; es el derecho de cada judío explicar su judaísmo. Esto lo hacemos entre conocidos, amigos, familiares y quien quiera saber. Se nos permite por ley explicar nuestra fe”.

No podemos cerrar este artículo sin declarar nuestro sincero deseo de acercarnos más al Señor y de recibir discernimiento divino con respecto a los que se unen a nuestra congregación. De ninguna manera queremos sospechar de los nuevos, porque eso es lo que el enemigo quiere. Pero le pedimos a nuestro Padre Celestial sabiduría para resistir en contra de los ardides de los que están buscando dañar y perseguir al Cuerpo del Mesías en Israel. Sus oraciones por nosotros y por los demás líderes mesiánicos de Israel marcarán una diferencia.

 

Una columna adicional escrita por Danit Keren, gerente general del Centro de Israel para Víctimas de Sectas, añade algunos párrafos con el propósito de advertirle a la gente que huya de los judíos mesiánicos:

“Los miembros de la congregación sufren una presión tremenda para participar en tantas actividades y reuniones como sea posible al mismo tiempo que descuidan todo lo que queda fuera de la fe: familia, amigos, trabajo y estudios, por la razón de que estas actividades ‘pertenecen a este mundo oscuro’ y están bajo el ‘control de Satanás’. Como la creencia en Satanás es tan fuerte y tangible en la vida de un creyente, hay un gran temor de dejar la secta”. [Estos párrafos quizá sean ciertos con respecto a las sectas, pero ciertamente no son verdad en relación con la comunidad mesiánica de Israel, editor].

Keren continúa: “A un creyente mesiánico no se le permite casarse con alguien que no sea creyente. Hay una prohibición entre los miembros de la comunidad de estudiar material que niegue la fe mesiánica, ya que esto se considera que es una piedra de tropiezo y puede desarrollar pensamientos heréticos, como los libros científicos darwinistas entre otros. También hay un elemento místico sumamente fuerte, y cierto menosprecio hacia la educación, la ciencia y la lógica.

”Tratar la homosexualidad como una enfermedad grave de la cual uno necesita ser curado, hacer sonidos extraños, ver alucinaciones y visiones y hablar en lenguas (habla sin sentido durante un trance) constituye el desarrollo/crecimiento característico de la fe de un miembro de la comunidad y eleva su posición”.

Nuestra respuesta es que nuestros congregantes son creyentes maravillosos normales, que forman parte de la familia de Dios en todo el mundo. Nuestra teología esta basada en la Biblia, es normal y equilibrada. Pero la manera en que el periódico nos describe, como un grupo (sectario) que busca hacer que sea sumamente difícil dejar la congregación, le da al lector la impresión de que somos una secta certificada. De hecho, todos los creyentes saben que cuando un judío se convierte a la fe, sus líderes, en todos el país, alientan e instruyen a estos nuevos creyentes a que fortalezcan sus lazos con sus familias y que sean ejemplares en su lugar de trabajo o en sus estudios.


Regresar arriba

 

¡LO QUE TEHIYA NO DIJO ACERCA DE NOSOTROS! 
Shira Sorko-Ram

Aunque los judíos mesiánicos están lejos de ser perfectos, la base teológica aceptada de nuestra fe es que sin amor somos como metal que resuena o címbalo que retiñe.

Por otro lado, la religión de estado de Israel, el judaísmo ortodoxo, les enseña a sus adherentes a amar a los que tienen una religión similar y a odiar a los que son de otra religión.
Mentir, hacer trampa, robar y exhibir una conducta violenta no son acciones aceptables en ninguna congregación de judíos mesiánicos, y los que son descubiertos haciéndolo se considera que se han apartado del rebaño.

En la ortodoxia, mentir, hacer trampa, robar y exhibir una conducta violenta son aceptables si la meta es “digna”. Uno no necesita ser un genio matemático para señalar que los judíos mesiánicos tienen la tasa más baja de criminalidad de cualquier comunidad de Israel, incluyendo a todos los demás grupos religiosos. Un estilo de vida moral es esencial para un creyente mesiánico.

A los judíos mesiánicos se les alienta a estudiar en universidades, aprender una profesión, trabajar para ganarse la vida y pagar impuestos.

La mayoría de los hombres ultraortodoxos no trabajan y no pagan impuestos. Al contrario, sus políticos hacen arreglos con coaliciones del gobierno para que a cambio se les otorguen dádivas de los bolsillos de los contribuyentes principalmente con el fin de mantener a su población que no trabaja.

Los judíos mesiánicos servimos con orgullo en las Fuerzas de Defensa Israelíes, sabiendo que tenemos el deber de proteger a nuestra nación.

Los ultra-ortodoxos se rehúsan a servir en el ejército, y algunas ramas incluso se rehúsan a reconocer la legitimidad del gobierno en Israel, a pesar de estar dispuestos a recibir donativos del gobierno.

En una nación que sufre de una corrupción severa en el gobierno, los políticos ultraortodoxos encabezados por las autoridades rabínicas han sido ejemplos de corrupción en cada aspecto del servicio público y de gobierno.

¡Piénselo! En Israel los narcotraficantes, los mafiosos, los proxenetas, los criminales y los pervertidos son aceptados como judíos. Los gurús, las brujas y los travestís son parte del pueblo judío.

Pero los judíos mesiánicos, cuya aportación a la sociedad casi siempre es positiva, son menospreciados y rechazados por la sociedad, y se les dice que no son judíos.

Los judíos mesiánicos oran por sus enemigos.

Los ortodoxos maldicen a sus enemigos.

Los judíos mesiánicos son perseguidos continuamente, especialmente en Beersheva y Arad, y la policía no hace nada. De hecho, cinco meses después, la policía ni siquiera ha hablado con los testigos que acordaron hablar a favor de Ami Ortiz, el joven que fue bombardeado por terroristas ultraortodoxos en Ariel porque su padre es un pastor mesiánico.

Como un hombre ultrortodoxo sincero le dijo a David: “Mahoma no nos molesta. Buda y Confucio no nos molestan. Ninguna otra religión realmente nos molesta. Pero Yeshua nos molesta. De hecho nos molesta tanto que uno de nosotros estaba listo para matarte a ti y a tu familia”.

Regresar arriba


 

¡Unidos permanecemos… y crecemos más!

Hemos sido animados grandemente por las llamadas telefónicas y mensajes de apoyo que hemos recibido de líderes y pastores de la comunidad mesiánica de Israel. Es solamente un prueba más de que los judíos mesiánicos de Israel están creciendo en número, en confianza y en amor.

   Queridos hermanos:

  Me gustaría tomar un momento para alentar a nuestros hermanos de Tiferet Yeshua, quienes fueron señalados en el artículo reciente de Yehidot, el cual estoy leyendo en este momento.

  Es cierto que el artículo fue bastante negativo, que probablemente podrían haber tenido mayor discernimiento y que todos necesitamos aprender de este tipo de cosas.

  Sin embrago, fui sumamente alentado al leer acerca de las actividades de su congregación, la manera en la que están acercándose a los israelíes, la forma en que le dan seguimiento a los que los visitan, su compromiso con el ayuno y la oración y la devoción que tienen por cuidar de los pobres y menesterosos. En muchas maneras vi este artículo como un poderoso testimonio de Yeshua, a pesar de los motivos dañinos y destructivos por los que fue escrito.

  Lo bueno de la persecución es que nos une a todos. La persecución no hace acepción de personas. Estamos en esto todos juntos, nos guste o no.

  El día de hoy se me acercó un amigo que sabe que soy seguidor de Yeshua para hablar con respecto al artículo.

  Como nos conoce bastante bien, entendió que mucho de lo que estaba escrito había sido puesto intencionalmente bajo una luz negativa. Le dije que aunque no siempre estoy de acuerdo con lo que Damkani, Sorko-Ram y otros mesiánicos hacen, que estaba sumamente orgulloso de la manera en que estaban defendiendo lo que creen.

  Y quiero decirles eso a ustedes también, mis hermanos.

  Estoy orgulloso de permanecer firme con ustedes y su congregación, aun y cuando signifique sufrimiento o pérdida por causa de mi Mesías.

  Que Dios los bendiga,

          David Lazarus
          Pastor principal de Beit Immanuel
          Jaffa 

     Queridos hermanos:

  El artículo reciente del Yediot ha iniciado una buena discusión con nuestros vecinos, amigos cercanos y familiares.

  Amamos a Ari a Shira y a su familia, y a Yacov. Es un gran privilegio estar con ustedes. ‘Chazak v’Amatz’!! [¡esfuércense y sean valientes!] ¡Gloria a Dios!

          Amor y bendiciones,

          Richard ‘Ayal’ y Yardena Frieden
          Fundador/Director
          Jerusalem Street Production/JAMM

   Hermanos y Hermanas:

  También quiero expresar mi solidaridad con la congregación Tiferet Yeshua que recientemente ha sido blanco de un artículo periodístico sumamente negativo que apareció en el Yediot.

  Al igual que David Lazarus, hubo amigos no creyentes que nos llamaron para expresarnos su apoyo y tristeza ya que el artículo fue evidente e intencionalmente negativo. Veo esto como parte de la estrategia nacional de los que nos odian a nosotros y nuestras creencias y es un intento de influenciar el caso Beersheva.

  Sospecho que tendrá el efecto de generar curiosidad y ustedes verán a personas atraídas al Señor y a su pueblo.

          Manténganse firmes y que la paz sea con ustedes,

          Evan Thomas
          Pastor
          Beit Asaph
          Netanya 



Regresar arriba

 

A medida que el movimiento mesiánico crece en Israel con muchos ejemplos excelentes de creyentes fuertes que son ciudadanos saludables y activos en Israel, también han existido comentarios favorables en los medios acerca de los creyentes. Nuestros amigos Martin y Norma han escrito imparcialmente acerca de este nuevo fenómeno en Israel. Ari y Shira  

NUEVA PRESENCIA EN LOS MEDIOS DE LA COMUNIDAD JUDÍA MESIÁNICA DE ISRAEL
Martin y Norma Sarvis

“Ahora, Señor, toma en cuenta sus amenazas y concede a tus siervos el proclamar tu palabra sin temor alguno. Por eso, extiende tu mano para sanar y hacer señales y prodigios mediante el nombre de tu santo siervo Jesús” (Hechos 4:29-30).

No hace mucho tiempo el periódico en inglés Jerusalem Post llevó un artículo en su primera plana: “Judíos mesiánicos protestan por ‘políticas discriminatorias de inmigración’”. El artículo se centraba en las preocupaciones de un grupo de 300 miembros de una asociación grande de judíos mesiánicos en los Estados Unidos que se encontraba de visita. Dentro del mismo periódico aparecía un artículo totalmente separado con el título: “Judíos mesiánicos locales dicen enfrentar temor de ataque creciente”. El artículo estaba enmarcado y resaltado con un color distinto, y llevaba una fotografía de Ami Ortiz, el joven creyente judío que fue herido terriblemente al abrir una canasta de regalo que escondía explosivos que fue dejada en su puerta durante la Fiesta de Purim.

Algo extraordinario acerca de estos encabezados es la presencia en ellos de las palabras “judíos mesiánicos”. Este nombre (en su forma hebrea, Yehudim Meshihim) en los últimos meses también ha comenzado a aparecer en la prensa secular de gran circulación de habla hebrea. Los judíos mesiánicos son judíos de nacimiento que creen que Yeshua/Jesús es el Mesías prometido, pero que no creen que su fe en su obra salvadora cancele su herencia como descendientes de Abraham, Isaac y Jacob.

Hasta hace poco, su presencia como una unidad dentro de Israel era considerada insignificante, si es que se llegaba a mencionar. La mayoría de los israelíes jamás habían escuchado acerca de ellos, ya que equiparaban el cristianismo con los gentiles y los católicos romanos. El libro altamente reconocido y en muchas maneras esclarecedor, The Israelis [Los israelíes], de Donna Rosenthal (2005, rústica, edición actualizada) no contiene menciones acerca de los “judíos mesiánicos” en su índice, ni se los menciona en el capítulo “The Christians: Uneasy in the Land of Jesus” [Los cristianos: inquietos en la tierra de Jesús]. Parte de esto se relaciona sin duda con el hecho de que lo judíos israelíes, religiosos o seculares, son educados desde su infancia con que es imposible ser judío y creer en Jesús al mismo tiempo.

Bat-El Levi, judía mesiánica de 11º grado, ganó el concurso bíblico de las escuelas públicas y fue una de los finalistas que compitieron de parte de Israel en el Campeonato Bíblico Internacional el Día de la Independencia.

Los judíos pueden ser ortodoxos, seculares, de la Nueva Era o cualquier otra cosa y siguen siendo judíos y se les permite su ciudadanía bajo la Ley del Regreso. Pero creer en Yeshua supuestamente los separa de la fe e incluso de la raza de los Padres. Y, por lo tanto, durante los últimos treinta años, la presencia de la comunidad judía mesiánica aquí en Israel ha sido grandemente ignorada.

Cuando se les llega a mencionar en los medios, ha existido una fuerte renuencia a incluir la palabra “judío” en cualquier título que se les dé a estas personas o a utilizar el nombre hebreo “Yeshua” para describir al Señor al que sirven. Pero recientemente esto ha comenzado a cambiar; y está sucediendo rápidamente.

En varios artículos de periódico, en las semanas recientes, de hecho se les ha permitido a los mesiánicos describir sus creencias, en algunos casos con el “mismo espacio” dedicado a los comentarios de un representante “antimisionero” de la comunidad ultraortodoxa.

La nueva presencia en los medios también incluye la mención durante el verano pasado en programas de entrevistas y en el área de entretenimiento. Un viernes reciente, un creyente judío fue entrevistado en el programa Good Morning Israel [Buenos días, Israel] del Canal 2. En la tarde de ese mismo día, su rival, el Canal 1, presentó un segmento de la familia del joven herido en el bombazo de Purim. Parte del programa sucedió en la habitación del joven, mientras su madre estaba sentada a su lado cantando suavemente en hebreo las palabras de Romanos 8: “Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida […] podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Mesías Yeshua nuestro Señor; ¡Yeshua es Señor!”.

Era una cosa cuando los judíos mesiánicos eran vistos como un pequeño grupo marginal o “secta”, compuesta principalmente de inmigrantes. Ahora, al parecer, están levantándose de una manera casi fenomenal en la conciencia pública como algo integral dentro de la cultura y se está reconociendo que existen miles de ellos, muchos de los cuales son israelíes “sabras” [nativos] (¡incluso un artículo tan negativo como el de Yediot Aharonot eleva la presencia de los judíos mesiánicos en la conciencia del público!).

Por supuesto, el maligno no está tomando toda esta presencia en los medios con los brazos cruzados; el espíritu del antiMesías (o antiCristo) que opera poderosamente en la comunidad religiosa parece estar manifestándose en una campaña creciente de actos para intimidar a los creyentes judíos y fomentar discriminación en su contra. En algunos casos, la cobertura en los medios está provocando que estas tácticas tengan los resultados contrarios.

El alcalde asistente de una ciudad en la que recientemente se habían diseminado Nuevos Pactos (Nuevos Testamentos), en un acto que irónica y alarmantemente trae a memoria las escenas perpetradas por los nazis hace 70 años, organizó una “quema de libros” en la que voluntarios fueron de puerta en puerta reuniendo el material para la hoguera. Esto, sin embargo, resultó en un clamor con respecto a la libertad religiosa en Israel, en el que uno de los periódicos populares presentó un desplegado a colores del incidente.

Un intento, durante la celebración del sexagésimo aniversario de nuestra independencia, de parte de los ortodoxos para descalificar a una adolescente judía mesiánica del Concurso Internacional Bíblico para jóvenes judíos, fue rechazado, y el incidente fue cubierto de manera compasiva por los medios.

Siempre ha existido opresión de parte de elementos dentro de la comunidad judía del Israel moderno en contra de creyentes judíos, la cual, en algunos casos, ha venido acompañada de violencia. Ahora, que al parecer la violencia ha escalado a intentos de desmembramiento o asesinato, existe una incertidumbre muy seria sobre lo que depara el futuro.

Incluso con la creciente presencia en los medios mencionada anteriormente, los incidentes parecen ir a la alza, y no siempre son mencionados en las noticias. Además de que la presencia en los medios por sí sola tampoco está resultando en una bendición. Hablamos recientemente con un joven pastor que estaba listo para “firmar” un nuevo lugar de reunión para su congregación. El propietario estaba consciente de que estaba tratando con una organización de judíos creyentes en Yeshua, pero le aseguró que a él le daba lo mismo.

Luego leyó los artículos acerca del bombazo en Ariel, con la fuerte implicación de que había sido perpetrado por judíos ortodoxos contra judíos mesiánicos, y se retractó; el temor de que la presencia de los mesiánicos pudiera atraer actos de violencia similares que afectaran de manera adversa sus intereses en la zona fue demasiado grande.

Últimamente, aparecieron volantes en un barrio del sur de Jerusalén con las fotografías de varios pastores mesiánicos, que llevaba las palabras en hebreo: “Estas personas son miembros de una secta llamada ‘judíos mesiánicos’. La Suprema Corte falló con respecto a esta secta que ‘el judaísmo los vomitó’ ¡CUIDADO CON ELLOS!”. Este tipo de acoso es bastante común, pero estos volantes también incluían los domicilios de cada uno de los creyentes debajo de sus fotografías.

FAVOR DE ORAR:

* Que se siga presentando en los medios israelíes testimonio veraz acerca de la existencia de los judíos mesiánicos en Israel y de sus creencias.

* Que la comunidad judía de creyentes en Israel continúe como su maestro creciendo en sabiduría y estatura, y cada vez más goce del favor de Dios y de toda la gente (Lucas 2:52).

* Que los creyentes israelíes en Yeshua influyan en los centros de trabajo, las artes, la milicia y el gobierno.

* Por amor, valentía, perseverancia y visión para los que están comenzando a experimentar persecución por su fe.

* Por protección especial para aquellos que estén en la mira de Satanás, que los ángeles eviten que la violencia llegue a sus puertas. Que se muevan en fuerte discernimiento espiritual con respecto a los que llamen a su puerta.

* Que Dios obre en los corazones de los que están atados en la religión tradicional, utilizando los mismos planes del enemigo para despertar la curiosidad que los lleve a la verdad. Sabemos de judíos ex ultraortodoxos que han venido a la fe porque tenían preguntas que sus rabinos no les podían responder; y se comunicaron con aquellos de los cuales los medios les habían advertido que se alejaran. ¡Es interesante que incluso las amenazas han comenzado a utilizar las palabras “judíos mesiánicos”, implicando que son judíos que han decidido seguir a Yeshua como Mesías y Salvador!

Martin y Norma Sarvis sirven en el liderazgo de Succat Hallel, un ministerio de adoración e intercesión las 24 horas del día, siete días de la semana, en Jerusalén.

¡Nuestro obsequio de Año Nuevo para usted!

Este año, el Año Nuevo judío comienza la tarde del 29 de septiembre.

Tenemos un hermoso calendario judío para usted que es nuestro socio de Maoz Israel Ministries y de la Congregación Tiferet Yeshua. El calendario de 16 meses (Septiembre 2008 a Diciembre 2009) contiene pinturas simplemente extraordinarias del artista mesiánico israelí, Pamela Suran.

Asegúrese de solicitar su copia cuando haga su donativo como socio por medio de una ofrenda de $35 dólares o más (£20 o €25).

Maoz Israel Ministries  |  istandwithisrael  |  Hebrew Books
Congregation Tiferet Yeshua  |  Coffee House Outreach    

Media Projects  |  Hebrew New Testament  |  Burkina Faso 
Arab Congregations  |  Persecuted Believers
 

 

    

Septiembre 2008

Querido Socio de Maoz:

Como puede ver, las cosas se están calentando en Israel. Más interés. Más exposición. Más persecución. Más buscadores. Más personas viniendo a la fe.

El Evangelio se está enraizando en Israel. El movimiento mesiánico está progresando de manera constante en las grandes ciudades, las ciudades medianas, las aldeas, las granjas y los kibbutzim.

Los líderes están avanzando hacia una mayor unidad. Nos estamos reuniendo para hablar sobre como resistir organizaciones como Yad L’achim que se están volviendo violentas en contra de los judíos mesiánicos.

Los creyentes son más valientes que nunca, y nuestras crecientes congregaciones le dan a los creyentes individuales más confianza para testificar y llevar a sus amigos a nuestra comunidad.

Después de que se publicó este artículo en el periódico Yediot, recibimos llamadas telefónicas y correos electrónicos de ánimo de todo el país. Esta es una carta de un buen amigo, de quien no publicaremos el nombre a causa de lo delicado de su trabajo en Jerusalén.  

Queridos Ari y Shira:

Este es un caso clásico de cómo Dios ya está encaminando a bien todo lo que el enemigo trajo para mal. Jamás se hubiera publicado un artículo como este si no estuviera creciendo de manera importante el interés en la verdadera identidad de los judíos mesiánicos.

Ahora este interés crecerá todavía más, y las acusaciones de ser una secta serán expuestas por lo que son. Sin duda, esta ha sido una experiencia bastante agonizante para ustedes. Pero estoy convencido en mi espíritu de que el Señor va a hacer algo grande a través de ella y que al final de cuentas, ustedes y Tiferet Yeshua serán vindicados completamente.

Todavía recuerdo un sueño muy vívido, de hace dos años, en el que Dios te estaba usando, Ari, para ensanchar el camino con el propósito de que los judíos fueran salvos. ¡Que sus dones y su llamado se cumpla completamente en los días por venir!

Nuestra responsabilidad es seguir avanzando. No decaer ni por un instante, sino poner la mirada en Dios para recibir mejores maneras y más eficaces para comunicar el mensaje de las BUENAS NUEVAS a una nación que ve poca esperanza en el horizonte.

Como siempre, el ejército del Señor debe trabajar al unísono; unido. Los que han sido llamados a resistir al frente de la batalla. Los que han sido llamados a orar y los que han sido llamados a financiar lo que Dios está haciendo en la tierra de Israel; exactamente como lo prometió.

En contra de escasas probabilidades, en contra de todo tipo de estratagema que Satanás ha usado a través de las generaciones para evitar que el pueblo de Dios vuelva a Él, el maligno sigue perdiendo. Está furioso, pero está perdiendo. Y por el poder de la gracia de Dios, de su fuerza, de su plan y de su amor vamos ganando; un corazón, un alma a la vez.

Nuestro equipo: ustedes, y todos los que hemos sido llamados a servir en Israel; no podremos ser detenidos. Ningún artículo en la prensa, ninguna calumnia, ni mentiras ni circunstancias o derrotas temporales podrán detener el avance de la verdad de Dios en Israel. ¡Juntos somos inconmovibles!

Nos encanta estar en el equipo con ustedes. No podemos ganar y terminar la carrera sin ustedes y estamos agradecidos de que estén en el equipo. ¡Juntos ganaremos!

Por la salvación de Israel,

 A&S signature     

Ari y Shira Sorko-Ram

P. D. ¡Asegúrese de pedir este mes su hermoso calendario mesiánico de 16 meses! Es suyo por una ofrenda de $35 dólares o más para la salvación de Israel.

Give your special gift today:

Maoz Israel Ministries  |  istandwithisrael  |  Hebrew Books
Congregation Tiferet Yeshua  |  Coffee House Outreach    
Media Projects  |  Hebrew New Testament  |  Burkina Faso 
Arab Congregations  |  Persecuted Believers  
    

Regresar arriba

 

Por correo ordinario:
Maoz Ministries
P.O. Box 535788
Grand Prairie, TX 75053-5788

Por teléfono:
EE. UU. 800-856-7060
G.B. 44-208-692-2831
CAN. 866-712-0188

Por fax:
EE. UU. 214-677-0500
G.B. 44-208-333-7272
CAN. 613-394-8313

Por internet, mediante nuestros sitios seguros:
http://www.maozisrael.org/
http://www.istandwithisrael.com/

Dé una ofrenda de una sola vez, o un donativo mensual, con su tarjeta de crédito desde casi cualquier país.

Visítenos por internet en http://www.maozisrael.org/ o llame a nuestras oficinas en los EE. UU. al 1-800-856-7060
Se aceptan todas las tarjetas de crédito.

Miembro de la ECFA

¿Quiere saber cómo orar más eficazmente por Israel?
Solicite su lista de oración semanal por correo electrónico
Favor de escribirnos a
maozisrael@maozisrael.org

Efectúe un donativo

]]